¿Cómo superar las rupturas de pareja?

Resultado de imagen de ruptura de pareja y mitos del amor romantico

Todos tenemos claro y conocemos los conflictos en la pareja, pues bien, estos conflictos son inevitables (al igual que en el resto de relaciones que establecemos, padres, madres, hijxs, amigxs…). Esto se debe a que somos personas con valores, ideas y expectativas diferentes, que pueden entrar en discrepancia si estas diferencias se basan en la otra persona o en la relación. Esto puede desembocar en que la relación se acabe o no, de hecho, no todos los conflictos llevan a rupturas, hay veces que podemos gestionarlos de una manera adecuada.

¿Pero qué sucede cuando la relación de pareja se acaba? ¿Qué comportamientos solemos llevar a cabo cuando nos deja nuestra pareja o somos nosotrxs los que ponemos fin a la relación?

Pues bien, de entrada diremos que puede ser una de las experiencias más dolorosas que tengamos que afrontar, de hecho, en muchas ocasiones debemos atravesar un duelo por la persona que ya no está en nuestra vida, este duelo nos permitirá aceptar la realidad tal y como es y reorganizar nuestra vida. ES NECESARIO REDEFINIR QUÉ SOMOS COMO INDIVIDUO (sin el referente de nuestra pareja).

¿Una relación más larga implica más dolor? La respuesta es no, no hay una correlación entre tiempo y dolor, es importante tener esto en cuenta cuando alguien nos cuente su situación y haya vivido una relación corta, el dolor es personal y totalmente subjetivo, algo que debemos respetar y darle la importancia que la otra persona le de. Normalmente el sufrimiento está asociado al grado de complicidad que tenía la pareja, al enamoramiento y al grado de dependencia emocional que teníamos con esa persona. También nos marcan las experiencias que hemos vivido en el pasado, si hemos pasado por una situación de ruptura anteriormente sabemos que la vida sigue.

-Conductas saludables que podemos llevar a cabo cuando nos dejan:

  • Asumir cuanto antes la pérdida. Es fundamental cerrar ese capítulo de nuestras vidas para poder seguir adelante, para ello es importante darle un sentido a lo que hemos vivido con esa persona y reajustar lo que queremos de las relaciones futuras. Esto nos ayudará a distanciarnos emocionalmente de la ausencia de esa persona.
  • Tener sentimientos desagradables no es malo. Sentirnos tristes, enfadadxs, confusxs, frustradxs… es algo normal cuando se truncan nuestros planes de futuro y cuando tenemos que despedirnos de alguien. Sentir ansiedad ante el futuro también es algo normal , poco a poco iremos reorganizando nuestros planes, metas  e intereses. El desamor no es una enfermedad de la que huir, nadie se ha muerto por por ello, aunque al principio tengamos pensamientos negativos del estilo “nunca voy a ser feliz”.
  • No vivir del pasado ni de las preguntas sin respuesta que puedan surgirnos. “¿Por qué me tiene que pasar esto a mi?”, “Éramos tan felices cuando hacíamos esto o lo otro…”. Obviamente esto nos va a suceder, querernos respuestas a todo lo que nos genera incertidumbre, pero enquistarnos en un tiempo que ya no es y en preguntas que no podemos contestar puede conducirnos a sufrir estados de ansiedad o depresión.
  • Un clavo no saca a otro clavo. Comenzar una relación sin superar la anterior puede hacer ese duelo aún más complejo, ya que proyectaremos en la nueva pareja todas nuestras inseguridades y todo lo que no resolvimos en la anterior relación.
  • Vive cada etapa. A todos nos gusta alargar los momentos agradables que vivimos con nuestra pareja, pero esto también es parte de la vida de las relaciones. No queramos estar bien de la noche a la mañana, solo será una manera de autoengañarnos. ¡OJO! Esto no quiere decir que tengamos que recrearnos en nuestro propio drama, es importante crear nuevas rutinas e intereses e intentar sacarle el máximo partido a esta situación (teniendo más tiempo para ti, para cuidarte, tus hobbies…).
  • Cuestionarnos la tentación de volver. Esta tentación va a estar ahí ya que volver con esa persona disminuiría rápidamente nuestro malestar, pero recordad que estamos en un momento de vulnerabilidad que a lo mejor no nos lleva a tomar las mejores decisiones a largo plazo para nosotrxs, aprender a vivir con la soledad es importante y a aceptar que la otra persona ya no quiere seguir compartiendo su vida con nosotrxs. Un ERROR COMÚN que solemos hacer es suplicar a la otra persona que no nos deje o que vuelva con nosotrxs, craso error, porque si alguien ha decidido que quiere dejar la relación solo conseguiremos ponerle más difícil lo que al final acabará haciendo.

-En la otra cara de la moneda estarían las personas que dejan a sus parejas, las que deciden cortar la relación. Que estén en esa posición que muchas veces nos parece de superioridad no quiere decir que no sufran, han dejado a alguien con quien establecieron un vínculo y además deben lidiar con el dolor que está sintiendo la otra persona.

En este caso se debería trabajar:

  • Los sentimientos de culpabilidad.
  • La autoestima.
  • El desapego.

¿Por qué? Básicamente porque cada uno debe responsabilizarse de su propio sufrimiento y de cómo lo gestiona, no por evitar hacer daño a alguien tengo que seguir con una relación que ya no quiero, porque entonces la que sufriré seré yo.

Obviamente, cuando la ruptura es de mutuo acuerdo el dolor se reparte de manera más equilibrada en los miembros de la pareja y no es un proceso tan dramático.

¿Qué sucede cuando hay niñxs de por medio en la ruptura de pareja? Bien, aquí la cosa toma otro matiz, los dos miembros de la pareja deben actuar pensando no solo en sí mismos sino en el bienestar de sus hijxs (algo muy obvio de primeras pero que muchas veces no sabemos llevar a cabo).

Algunas de las pautas que creemos fundamentales son:

  • Que tus hijxs sepan que la separación no es culpa suya. Escuchar y aliviar sus preocupaciones con este tema es fundamental, muchas veces los hijxs pueden pensar que los motivos de la ruptura han podido ser ellxs, algo que no han hecho o algo que han hecho mal.
  • Mantener la estabilidad y las rutinas de la vida de tus hijxs lo máximo posible, de lo contrario, las situaciones caóticas, sin horarios y sin saber que vana hacer mañana es una gran fuente de estrés y ansiedad para ellxs.
  • Coherencia en la crianza. Que los padres se separen no quiere decir que cada unx tenga que criar a su hijx sin tener en cuenta lo que opina el otro progenitor. Lo más saludable es que coincidan en los patrones de crianza y que sean lo más coherente posible para lxs hijxs, como decíamos antes, de lo contrario, lxs hijxs pueden vivir con mensajes y rutinas contradictorias que acaben generándoles estrés e inseguridad.
  • Lxs hijxs no tiene por qué cargar con los sentimientos personales de la separación de sus padres, podemos dar información de por qué no estamos juntxs pero sin sobrecargar de información que no va a hacer ningún bien, nuestrxs hijxs no son nuestra vía de desahogo.
  • No involucrar a los hijxs en los conflictos de pareja. Evitar las discusiones delante de ellos o hablar mal de la otra persona delante de ellos no hará más que causar sufrimiento en ellos, porque ellos os quieren a lxs dos y les duele lo que decís de la otra persona. Por no hablar de que no pueden ser nuestrxs espías, mensajerxs o forzarles a tomar partido por uno u otro.

 

En resumen, el objetivo del desamor no es volver a enamorarnos al día siguientes sino aprender a vivir con nosotrxs mismxs y sentirnos bien así. Querernos, recuperarnos del desgaste que supone una relación y del desamor, cuidar de las personas que tenemos a nuestro cargo para que vivan con naturalidad que las relaciones tienen una vida determinada, que muchas veces se acaban pero eso no significa no respetar a la persona que fue nuestra pareja ni a nostrxs mismxs. Al final el ejemplo es lo que más enseña.

¿Qué opináis? ¿Es difícil sobrellevar el desamor y vivirlo sin que no haya daños colaterales? ¿Cómo influyen los mitos del amor romántico que hemos visto anteriormente en el blog para enfrentarnos a la ruptura?

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.