La terapia como espacio de seguridad

Para que una terapia sea efectiva debe haberse construido un espacio de seguridad para la persona. Haciendo un símil, podríamos decir que deberíamos construir ese vínculo de seguridad que es tan necesario en la infancia para poder explorar nuestro mundo interno y nuestra forma de relacionarnos con él, desde el respeto, la validación, el afecto, el empoderamiento y el no juicio.
Muchas personas que no han tenido estos vínculos de seguridad en sus cuidadores pueden empezar a mirarse y sanar dentro de un espacio terapéutico, sin miedo al rechazo o a la crítica. Pero otras muchas, que no se sintieron seguras cuando eran niñxs, o que vivieron una infancia marcada por el miedo o el rechazo, llegarán a la terapia con miedo, con desconfianza a toda persona que pueda acercarse a su intimidad.

Este trabajo por sentirse seguro en una terapia no forma parte de la persona que acude a ella, forma parte de lxs terapeutas, por eso, si has estado en un proceso terapéutico y no te has sentido respetadx, recuerda que tú no has hecho nada mal ni tenías que “encajar” dentro de las ideas de tu terapeuta”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .