Es navidad, ¿por qué no estás alegre?

Llegamos a una de los momentos más difíciles del año para muchas personas. La navidad es una época llena de ilusión, alegría, unión y miles de razones por las que celebrar. ¿Entonces cuál es el problema? ¿Qué hay de malo en eso?

En alguna ocasión hemos comentado que el optimismo y la motivación por ver la vida de forma positiva no es en sí mismo malo, pero sí tiene una cara tóxica cuando esta forma de sentirnos se convierte en algo obligatorio para todas las personas.

Si no encuentras motivos para dejar de disfrutar la navidad quizás no entiendas estos argumentos y estés pensando que somos unas rancias y unas aguafiestas. No se trata de criticar a quienes viven estas fechas con alegría, sino de lanzar el mensaje de que si tú no te sientes así, NO-PASA-NADA. De verdad. No te tienes que sentir culpable, ni frustrade, ni hay nada mal en tu vida porque no te gusten las navidades o simplemente no quieras sumarte a demostrar lo feliz que eres y lo bien que te lo pasas con tu familia y amistades.

Es más común de lo que piensas que te cause rechazo, frustración, ansiedad o tristeza todo lo que conlleva esta época: reuniones “obligatorias” con tu familia, exaltación de la felicidad y la unión, tener que lidiar con gente que no te apetece ver, echar de menos a personas que ya no están… Y desgraciadamente no hay trucos o consejos para que se te haga menos difícil, cada persona tiene su propia vivencia, pero nos gustaría que te quedaras con tres cosas claras:

  1. Estamos hablando de tus emociones y, por tanto, de tu salud mental. Si hay situaciones que consideras que se te hacen muy cuesta arriba considera la opción de cuidarte, anteponer tu bienestar a lo que te digan otras personas. Por ejemplo, intenta explicar que preferirías no ir a esa cena a la que te han invitado; es difícil, lo sé, pero piensa si realmente vale la pena hacer el esfuerzo. Nadie más que tú te puede obligar a nada. No tengas miedo a rechazar ocasiones que te van a hacer sentir mal, se trata de preservar tu bienestar y tomar la opción que consideres que te va a hacer sufrir menos. Recuerda que sólo tú eres responsable de tu salud, cuídala.
  2. Probablemente a tu alrededor haya alguien en una situación similar a la tuya, quizá alguien con quien hasta ahora no has tenido mucha relación. Si se te hace difícil lidiar con personas que te preguntan por qué no te hace feliz la navidad o por qué no estás disfrutando, si sientes culpabilidad cuando te hacen ese tipo de comentarios, prueba a relacionarte con personas que tengan una perspectiva más similar a la tuya o que aunque no estén en “tu misma sintonía” no te cuestione por tu visión de la Navidad. Seguramente no compartáis motivos pero al menos sabrás que no existe esa presión porque te muestres alegre.
  3. Si te vas a quedar con algo de todo este post, que sea con esto: está bien no sentirse bien. En esta época del año y en cualquiera. Los medios de comunicación, personas de tu alrededor y el ambiente que se respira en general te van a hacer sentir lo contrario, pero en serio, no es obligatorio ser feliz en navidad y no eres peor que los demás por no estarlo. “Lo normal” no existe, cada persona vive las cosas de manera diferente y todas son igual de válidas y respetables.

Esperamos que esta pequeña ayuda haya servido aunque sea un poco para hacerte más leves estas fechas. Estaremos encantadas de que nos cuentes tu opinión sobre el tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.